300 años de la Ermita de San Antonio

El 13 de febrero de 1714 el pescador Baltasar Rabasa firmó en el Ayuntamiento de Altafulla la construcción de la Ermita delante del párroco Mosén Guardiola. Los hombres de la mar en aquella época conseguían la situación por observación de puntos en la costa, y uno de ellos era la ermita. Todos los pescadores de Altafulla, Torredembarra y Tarragona harían uso de la ermita para situarse y su devoción creció al ser un faro de salvación, llenando la ermita de exvotos.
Es por ello que el próximo 15 de marzo los hombres de la mar ofreceremos a la ermita nuestra estima, respeto y gratitud.
Queremos agradecer especialmente la organización de esta celebración por parte del expresidente de nuestro Club y Capitán de Navío, D. José I. Cellier de Martí.
Eermita de Sant Anotni
Ermita de Sant Antoni als anys '20 del s.XX
Pescadors a Altafulla